Babylon

Recordar. Cuánto placer o dolor regurgitamos a pedido, aquí se cumple el eterno retorno, aquí reencarnamos, aquí viene el karma, aquí aquí, ahhh aquí se acaba mi odio, me recuerdo en tantos lugares solitarios, cuántos otros habré olvidado ya. Armonía en mi interior, en plena década de auge paramilitar.

Todos corren aquí, yo parecía atrasado, retrasado, cuántos intentos llenos de odio por hundirme, cuánto apoyo de mamá, papá, hermano, cuántas oleadas superadas.

La primera depresión, vaya sensacion.

El primer amor? Naah, yo intentaba con todos mis esfuerzos alejarme de los afanes populares, además era menospreciado, subvalorado, cuando más brillaba ¿Pero dónde brillaba? O con qué luz ¿Aún brillo? Que no me veo.

Los amigos quedados al borde del camino, aquellos que no iban a mi paso, que me atrasaban en mis vueltas sin sentido, los recorridos nuevos, los repetidos, loa de los demás, los que repetían lo que yo hacía, los que hacían otras cosas, los que me lograron influir, los que amé, los que odié, los que volví a amar, los que me traicionaron, los que traicioné, los que dejé botados, los que tuvieron suerte, los que están llevados. Todos ellos hacen parte de algo, y todos esos algos son nuestra sociedad actual ¿Qué he hecho más que vivir mi vida? ¿Soy una mala célula? Preferí mi vida, preferí vivirla con esa nena, con esta otra, escogí y escogí mal, aún lo hago. Soy terco, porque sólo loa tercos verán el reino de los cielos. 

Loading...
Loading...